Jon Hopkins estrena Singularity, su nuevo álbum

Basado en sus raíces, como pianista de música clásica y compositor, el productor británico Jon Hopkins estrena su nuevo álbum Singularity.

Jon Hopkins estrena su nuevo álbum ‘Singularity’, 9 canciones y un poco más de hora de duración han sido suficientes para que el artista británico vuelva a demostrar su grandeza.

En éste, su quinto álbum, se contempla a si mismo, inspirado en aventuras con meditaciones a través de psicodélicos. ‘Singularity’ sin duda pretende evocar el asombro mágico de la conciencia intensificada.

Como hemos comentado, a veces, seguir una senda marcada, ofrecer al público lo que espera de ti, no es nada malo si lo que haces es un estilo que tu mismo has perfeccionado y que lleva tu marca impregnada, por lo que tampoco descartamos que Jon Hopkins no haya querido investigar nuevos sonidos.

‘Singularity’ nos ofrece más Hopkins en estado puro, una clara continuación de su anterior álbum ‘Inmunity’ con el que vuelve a hacernos volar la mente con su electrónica cinemática que consigue de nuevo desconcertarnos por momentos y hacernos soñar en otros.

La canción que da nombre al disco es la encargada de abrir esta jugosa nueva apuesta musical de Jon Hopkins, un tema que durante sus cuatro primeros minutos se convierte en una interminable, y grandiosa, introducción con un arpeggio que te atrapa hasta que finalmente termina por romper, le sigue la gran ‘Emerald Rush’, el primer track que nos adelanto del disco y que refleja toda la esencia que se esconde en él.

Los ritmos entrecortados, con baterías que parecen descoordinadas, pero que tienen un gran orden dentro de ese mundo caótico e imprevisible que nos ofrece Hopkins en cada corte, siguen siendo la línea base y transversal que marca ‘Singularity’, y lo comprobamos inmediatamente con el siguiente corte del trakclist ‘Neon Patter Drum’.

En ‘Everything Connected’ se pone épico, profundo, apasionado, decidido a llevarte por ese viaje a lo desconocido y eleva la duración del corte a los diez minutos, no será la canción más larga del álbum ya que ‘Luminous Beings’ roza los doce minutos, ambos son dos portentos para la pista de baile, algo más ésta última.

‘Feel First Life’ sirve como punto de inflexión del álbum, el track puramente melódico nos da un respiro de su electrónica distópica para ofrecernos una segunda parte en las armonías dotadas de alma, como en ‘C O S M’, y el piano, cobran una mayor relevancia, mostrándonos en canciones como ‘Echo Disolve’ o ‘Recovery’, el lado más emocional del artista.

Jon Hopkins vuelve a realizar un disco brillante. Singularity, un disco que vuelve a ser el Hopkins que siempre queremos que sea.

 


Chris Liebing lanza producción propia después de 9 años

Victor Trocino @victortrocino

Deja un comentario