bpm playa del carmen blue parrot

A un año de la matanza en el BPM dentro del Blue Parrot, Playa del Carmen

A un año de los hechos ocurridos en el BPM, que alejaron a uno de los festivales de música electrónica más importantes fuera del país.

A unas horas de que se cumpla un año de la matanza registrada en el Blue Parrot, al final de la décima edición del festival de música electrónica BPM, la Fiscalía General del Estado aún no ha dado con el presunto gatillero solitario que acabó con la vida de 5 personas y una más que supuestamente murió aplastadas por la estampida aterrada que disfrutaba del evento musical, pocos minutos después de las dos de la madrugada del 16 de enero del 2017.

Ataque que se adjudicaron los Zetas vieja escuela en una narcomanta que apareció un día después en un sector de la colonia Ejidal y que señalaba a Phillip Pulitano, uno de los organizadores “esta es una muestra de que ya estamos aquí, esto es por no alinearte Phillip BPM”, en letras negras decía el narcomensaje.

Ahora, a un año de estos sangrientos hechos que le valieron a Playa del Carmen un warning preventivo por parte del gobierno británico, aun se resienten las secuelas de este ataque sin precedentes en la historia de este destino vacacional, tal como declaró el productor musical Oliver Bompay, quien señaló que a raíz del caso Blue Parrot, los productores de los grandes eventos de música electrónica se espantaron y mandaron a la congeladora a Playa del Carmen todo el año.

Como muestra, durante el 2017, luego del 16 de enero, se dejaron de hacer varios eventos de talla internacional como los que promocionaba reconocida marca de cerveza.

Así el panorama de Carlos Solís Heredia, pequeño hotelero en la 5ª avenida, quien ha visto mermada considerablemente su ocupación este principio del 2018 esto debido a que el festival BPM ya no se realizó.

En este sentido, Solís Heredia señaló que el gobierno municipal tiene la obligación de regresar a Playa del Carmen cualquier evento musical, sea del género que sea porque dijo, no hay que olvidar que aquí se vive del turismo y estos eventos atraen una gran cantidad de visitantes que generan una importante derrama económica.

Ahora, tras uño del caso Blue Parrot, que ya nunca será aquel emblemático club de playa, pionero en este concepto en la ciudad, todavía quedan muchos pendientes en el tintero, porque la cicatriz queda y la sociedad playense demanda claridad y justicia para que la masacre no quede impune.


[Te puede interesar] Las 10 fiestas que no te puedes perder del BPM Festival 2017

Victor Trocino | @victortrocino

Deja un comentario